Feed on
Posts
comments

La fragmentación partidista ha obligado a PP y PSOE a defenderse del ascenso de Vox y Podemos, respectivamente, pero la llave para obtener una mayoría de Gobierno está en un centro crítico y ecléctico.

Siga leyendo en El País.

Tiene su magia: Pedro Sánchez ha sabido convertir la decisión más previsible de este final de curso en un acto sorpresivo. Y ha logrado proyectar un giro de timón sobre una remodelación importante, pero no tan disruptiva como parecen sugerir muchos análisis. Un acto comunicativo en sí mismo. ¿Con qué implicaciones?

Siga leyendo en Agenda Pública.

Participation in the public debate constitutes one of the most evident avenues for political scientists to demonstrate the social relevance of the discipline. This article focuses on two questions: the types of roles political scientists adopt in their public interventions and the potential tensions between their public engagement and the epistemic norms regulating academic and research activities. We investigate these questions in the context of very salient political debates, involving a high degree of political confrontation, where basic political beliefs, values, identities, and interests are at stake. Focusing on the case of the public debate surrounding the Catalan independence crisis (2010–2018), we demonstrate that in this type of context, (1) political scientists mostly adopt a partisan stance in their public interventions, yet it is also frequent that this is combined with the presence of academic elements in their discourse; (2) demand side factors (media outlets’ editorial lines) reinforce these partisan dynamics. These findings show that opportunities for increasing the social relevance of political scientists in these highly contentious contexts might come at the price of creating tensions that could erode the legitimacy of political science knowledge before the public.

Access to the article here.

Tras casi 10 años de procés y post-procés, la llegada de Pere Aragonès marca el primer gran cambio de rasante de la década en la política catalana. Venían dándose indicios e intentos para ello, pero era necesario que estos se acabaran trasladando a la presidencia del Govern. ¿Qué puede haber de cambio y de continuidad en todo ello, en comparación con lo que hemos visto estos años, y qué implicaciones puede tener esto para los próximos meses tanto en Barcelona como en Madrid?

Siga leyendo en Agenda Pública.

Todo resulta muy previsible cuando se acumulan tantos indicios: tendencia irrefrenable en las encuestas desde hace meses, buena valoración del Ejecutivo y de su líder, oposición pillada a contrapié, con tumbos de estrategia en el último momento, retóricas desenfocadas en la izquierda comprando el relato del oponente… Todo apuntaba al desenlace ocurrido: victoria arrolladora de Isabel Díaz Ayuso, que podrá retener la Presidencia en minoría.

Siga leyendo en Agenda Pública.

Ante la perplejidad de muchos, la campaña autonómica madrileña ha marcado un inquietante precedente en nuestra conversación pública, al situar los términos retóricos del debate en torno a conceptos mayores como el fascismo. En el fondo, es una muestra de la dificultad que tienen las principales formaciones políticas para afinar el tono ante Vox, desde que este irrumpiera en las elecciones andaluzas y en menos de un año se convirtiera en la tercera fuerza del Congreso y actor clave para la formación de gobiernos autonómicos

Siga leyendo en El País.

Y, sin embargo, es preciso alejarse de lo inmediato para no olvidar de qué van estas elecciones en realidad: ¿si vence, es la ‘fórmula Ayuso’ de hoy la receta con la que el PP puede sacar mañana a Pedro Sánchez de la Moncloa?

Siga leyendo en Agenda Pública.

The article analyses the consequences of elite polarisation at the mass level. We study the electoral re-alignment within the right-wing Spanish electorate in recent years, whereby support for the long-predominant Partido Popular has been eroded dramatically to the benefit of new challengers. Measuring ideological polarisation at the party system level and at the individual level, we show how the polarising strategy implemented by the liberal Ciudadanos – and imi- tated by PP – to gain support from the right-wing electorate paved the way for a massive transfer of conservative voters to the radical-right Vox. The results provide counter-intuitive evidence about the electoral effects of elite polarisation: those individuals who perceived party polarisation less tended to vote more for the radical right party, while those who perceived greater polarisation among parties were more likely to vote for moderate forces.

Article accessible at South European Society & Politics.

El hundimiento de Ciudadanos deja en circulación ese clúster de votos centristas genuinos que aún le apoyó en noviembre de 2019. Sánchez lleva dos años tratando de recogerlos infructuosamente, mientras que Casado necesita, además, combinarlos con los indignados que se fueron a Vox. ¿Con qué posibilidades?

Siga leyendo en Agenda Pública.

España es un caso ejemplar, aunque a ratos particular, del progreso de las mujeres en el espacio del poder político. Siendo, como en otros aspectos, uno de los países que tardó en incorporarse a la ola de feminización de la política en los años 1970s, en los últimos tiempos se ha convertido en un referente de las democracias que han logrado reducir las barreras al acceso de las mujeres a los puestos de poder; especialmente en el Gobierno.

Siga leyendo en Agenda Pública.

Cabe insistir en el dato más novedoso resultante de las elecciones del 14-F: por primera vez, desde 1980, el espacio político que fue (y que muchos siguen denominando) CiU no puede reclamar la Presidencia de la Generalitat.

Siga leyendo en Agenda Pública.

A menos que quisiéramos tomarnos en serio las expectativas con las que jugaron los diferentes partidos durante la campaña electoral –y eso no sería serio–, las elecciones al Parlament de Cataluña del 14 de febrero arrojan muy pocas sorpresas; y ni siquiera eso debiera ser sorprendente.

Siga leyendo en Agenda Pública.

Sería una sorpresa que el bloque independentista perdiera porcentaje de voto por la gestión durante la pandemia, las promesas incumplidas o los conflictos internos durante los cinco años de coalición en el Govern.

Siga leyendo en Política & Prosa en castellano o en catalán

Aunque se especule mucho sobre los cálculos de vuelo gallináceo que han motivado la decisión de posponer las elecciones al Parlament de Cataluña casi cuatro meses, no debiera sorprendernos que sus principales implicaciones vayan a darse, en realidad, en la arena estatal antes que en la propia arena política catalana.

Siga leyendo en Agenda Pública.

En un panorama político bastante estable, incluso estancado, desde que se formó el gobierno de coalición de izquierdas hace ahora un año, la decisión de Salvador Illa de aceptar ser el candidato socialista a la presidencia de la Generalitat es el primero de los diversos movimientos que nos traerá el 2021 y que probablemente dibujarán un equilibrio de poderes algo distinto al que ha imperado este 2020. 

Siga leyendo en Agenda Pública.

Aznar tenía razón

¿Qué quedará de esta moción, fallida ya desde el momento en el que se pergeñó en las mentes de los estrategas de Vox? Nada que no pudiéramos haber observado ya antes. Por eso, lo inútil suele ser rápidamente olvidado.

Siga leyendo en Agenda Pública.

Absurdo y anacrónico. Es la mejor síntesis para designar el momento de estos días en torno la inhabilitación del presidente de la Generalitat. 

Siga leyendo en Agenda Pública.

¿Un Watergate sistémico?

El débil vínculo social de los partidos y la personalización del poder abonan el terreno para que los cargos públicos sucumban a las viejas prácticas del poder ilimitado. Quizá debamos plantearnos cómo preservar las instituciones en una democracia de partidos pequeños y ciudadanos televidentes.

Siga leyendo en El País.

La salida de Álvarez de Toledo era un desenlace previsible, que nos ilustra sobre dos límites que la nueva política experimenta en el ejercicio del poder: la (in)eficacia de su acción organizativa y su frágil retórica antiposibilista.

Siga leyendo en El País.

En el futuro, será impensable entender la España de estos años sin considerar el conflicto político vivido en Cataluña como uno motor de innovación política, aunque no necesariamente de reforma estructural. Para entonces quizá ya sepamos qué aprendió la política española de todo ello. Si es que aprendimos algo, lo cual seguramente dependerá de la manera en que hayamos entendido este conflicto.

Enlace a IDEES en catalán y castellano.

Older Posts »